LA CUADRATURA DE LA COMUNICACIÓN

¿Os habéis fijado lo limitados que estamos en las exposiciones, presentaciones y escritos?

Todo dentro de cuadrado (o un rectángulo, según se mire)

La información que vemos o enseñamos está concentrada en esa especie de ventana, como si de un corte a bisturí en la realidad se tratara.

Pantallas, televisores, monitores, smartphones, folios, libros, cuadros, papel, sobres, en formatos 4:3, 16:9, 32:9, extendidos, ampliados, con tamaños DIN-A4, DIN-A3, papel fotográfico 10×15.

Todo está definido por 4 líneas en ángulo recto haciendo que la comunicación quede delimitada a una especie de recinto vallado donde en el interior está lo importante y en el exterior se encuentra “la nada”.

Estándares DIN

Un ejemplo de cómo “escribir fuera del papel” es la iluminación LED en la trasera de los televisores domésticos para proyectar luz de color contra la pared, como el sistema ambilight o, caseramente, instalando tiras a modo DIY, lo que crea un degradado cromático alrededor de ese marco multimedia que vuelve más “smooth” para nuestra vista lo que estamos contemplando.

En la presentación en 2016 de la empresa INDRA de su nueva unidad de negocio MINSAIT, podemos comprobar como la experiencia visual de la presentación multimedia se desborda de la perceptible pantalla de proyección expendiéndose en lo que pareciera de inicio la trasera del escenario.

La trasera del escenario es un elemento cuya función básica es la de oscurecer el fondo y ofrecer una visual que no distraiga al espectador, pero que cumplía las funciones de telón de fondo.

Un claro ejemplo de cómo salirse de los límites y de lo establecido funciona de manera tan efectiva como herramienta de comunicación.

Un espectáculo visual elegante y sutil, cuyas animaciones nacían en el estipulado rectángulo para proceder a recorrer toda la superficie de la pared del stage, generando curiosamente un efecto focalizador en el contenido informativo. Agradable e interesante manera de ir introduciendo cada una de las slides, comunicando y, valga la redundancia, potenciando la comunicación.

Sorpresivamente para todos los invitados, la pantalla de proyección procedió a desaparecer en un desplazamiento ascendente como preludio a que esa trasera, que en realidad se trataba de un cortinaje translúcido y no opaco como formalmente pudiera ser, se abriera cual teatral telón para mostrar, no el backstage si no la zona de catering.

De nuevo rompiendo los límites establecidos al convertir en localización activa del evento para todos los asistentes ese espacio usualmente cerrado al público.

Destacar en este punto la gran importancia del juego de luces y oscuridad sumado a una perfecta sincronización de los momentos al permitir ocultarlo a la vista de todos.

Este nuevo espacio mezclaba una ambientación lumínica con cierto carácter futurista alineado al motivo del evento. Esto a su vez se contraponía estéticamente con un attrezzo vintage y un gran uso de la madera como material principal en conjunción con una arquitectura basada en mampostería de ladrillo visto con un evidente desgaste temporal.

Técnica y tecnológicamente hablaríamos de un estudiado y medido sistema de proyección unido a una programación lumínica más que adecuada y coordinada, herramientas imprescindibles para cubrir con las exigencias de la presentación dinámica e explicativa, así como los requerimientos del propio evento en sí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s